Cuando hacemos referencia al término “digitalización” o “transformación digital” estamos hablando de algo que ya es una realidad en muchos sectores. Conforme evoluciona la tecnología y la sociedad, las empresas adaptan sus procesos y su forma de trabajar acorde a las expectativas de su cliente.

En este entorno en el que la experiencia de cliente se ha convertido en un factor diferenciador, la batalla del Marketing  se ha extendido a otras áreas que engloban factores más allá de los atributos intrínsecos del producto o servicio. Y, en el caso de la industria del seguro, hay un factor clave en el que ahora están puestas todas las miras estratégicas y que comentaremos a continuación: la omnicanalidad.

Cuando hablamos de omnicanalidad, estamos haciendo referencia a beneficios y mejoras en la fluidez en la relación con clientes. Pero el concepto de omnicanalidad puede extenderse a otros ámbitos, y precisamente es en ese punto en el que las empresas aseguradoras pueden agregar valor a sus servicios.

Uno de los beneficios que aporta la omnicanalidad es el incremento en la disponibilidad de los servicios de la empresa. Pero… ¿Cómo funciona la palanca de la disponibilidad para el incremento de valor en el sector asegurador?

Hemos identificado 3 aplicaciones para este concepto dentro de la industria:

– Disponibilidad de producto: Una apuesta por adaptar un servicio a diversos perfiles económicos puede sonar ambiciosa, pero el concepto de microseguro se basa precisamente en esta premisa y cada vez tiene más éxito.

– Disponibilidad de atención: En el momento en que sufres la incidencia deberías poder ser atendido por tu aseguradora. En la mayoría de los casos, esto es así, y no hay mayor problema. Pero pongámonos en un escenario en el que estamos en un país extranjero y no tenemos a mano el teléfono de asistencia internacional. Por suerte, cada vez existen más aplicaciones móviles para asistencia remota con las que podemos sentirnos más tranquilos allá dónde estemos.

– Disponibilidad de contratación: La contratación de seguros siempre ha sido compleja desde el punto de vista legal. No obstante, los últimos avances en comunicación certificada, firma electrónica e identificación biométrica anuncian avances significativos en cuanto a contratación digital en el sector asegurador.

Con estas aplicaciones ya desarrollándose en el sector, la omnicanalidad está cada vez más presente en esta industria y, como consecuencia, el mundo de los seguros está avanzando hacia una mejor experiencia de cliente, adecuándose a las nuevas exigencias y expectativas de un mercado cada vez más digital.

CompárteloShare on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter