La firma electrónica ha supuesto un antes y un después en los procesos de contratación en múltiples industrias. Dicho de otra forma, un abaratamiento y mejora considerable en le experiencia del cliente. O lo que es lo mismo, un mejor servicio a un menor coste.

No obstante, es normal que los usuarios en algunas ocasiones perciban el canal digital como algo etéreo o menos fiable que los canales tradicionales. Por eso, en este post queremos dar respuesta a algunas cuestiones que nos surgen, como usuarios, en lo que respecta a la utilización de canales electrónicos para la contratación de servicios.

¿Es legal la firma electrónica?

Por supuesto que si, son legales y en la Unión Europea están reguladas por el reglamento eIDAS.

¿Qué diferencia hay entre una firma digital y una firma electrónica?

Firma digital es un proceso de firmado online. No está concebida para dar fe de la voluntad del firmante, sino que se trata de una forma de garantizar la autenticidad de un documento.

Firma electrónica, son “datos en formato electrónico anejos a otros datos electrónicos o asociados de manera lógica con ellos que utiliza el firmante para firmar.”

Rellenar y enviar un formulario, ¿Qué constituye exactamente?

Según el Reglamento EIDAS, un formulario constituirá una firma legalmente vinculante siempre y cuando se pueda demostrar la identidad de la persona que lo firmó. No obstante, dada la dificultar de acreditar la identidad del firmante, constituirá únicamente lo que conocemos como una firma simple.

Es importante que los usuarios nos familiaricemos con esta terminología ya que cada vez estamos más cerca de que la contratación electrónica se convierta en un standard en muchos sectores y, que las ventajas que aporta transformen radicalmente la forma que tenemos de entender las relaciones entre empresas y clientes.

CompárteloShare on LinkedIn
Linkedin
Tweet about this on Twitter
Twitter